Rosario Central eliminó a Temperley y es finalista de la Copa Argentina

El Canalla venció al Gasolero por 4-2 en los penales tras el 1-1 en los noventa minutos y llegó nuevamente a la final de la Copa Argentina. Espera por River o Gimnasia.

Rosario Central accedió a una nueva definición de la Copa Argentina tras derrotar a Temperley 4-2 en los penales tras empartar 1-1 en el tiempo reglamentario. El gol Canalla en los noventa lo marcó Fernando Zampedri, mientras que Federico Mazur había igualado sobre el cierre.

En el primer tiempo, el equipo rosarino había tomado la posesión de la pelota pero sin poder generar gran peligro en el arco de Matías Castro. De hecho, las ocasiones más claras las tuvo Temperley que con dos tiros libres de Mauro Cerutti lograron que Jeremías Ledesma se convierta en la figura de ñps 45 minutos iniciales.

En el complemento, Rosario Central fue aún con más decisión a intentar abrir el marcador, hecho que logró gracias a que Zampedri entró sólo por el centro del área para cabecear al gol a los 53′ de partido.

Fue recién cerca del cierre que el Gasolero intentó animar el encuentro a base de pelotazos largos a la espalda de la defensa del Canalla. En uno de esos fue que el despeje de Marcelo Ortiz le quedó servido a Mazur, para que con un fuerte disparo ponga el empate.

En la definición, los de Bauza fueron más certeros. Néstor Ortigoza, Marco Ruben, Washington Camacho y Leonardo Gil convirtieron mientras que sólo Matías Caruzzo desvió su disparo. Por su parte en Temperley Sebastián Prieto y Lucas Mancinelli anotaron, Castro erró el suyo y Ledesma le atajó el tiro a Costa.

En buenas manos: Central se metió en una nueva final

El Canalla debió sufrir en el Kempes, pero por Ledesma está otra vez en la final de Copa Argentina

¿Será la vencida? Central jugará la cuarta final de la Copa Argentina.  El equipo de Edgardo Bauza dejó en el camino a Temperley, en el Mario Alberto Kempes, y ahora espera rival. No fue un buen partido del Canalla, poco importó. Incluso tuvo que sufrir en los penales por un inesperado empate del rival sobre el final. Pero este certamen federal genera un aura en Central que siempre lo ubica como protagonista, aunque por esas cosas del destino –y del fútbol– por ahora le resulta esquivo levantar la Copa.

Central pasó a la final. En la Copa no falla. Aunque le costó muchísimo sacar el boleto, porque volvió a jugar mal, como en la Superliga, donde lleva ocho partidos sin ganar. Y otra vez los guantes de Ledesma, como ante Talleres y Almagro, le permitieron lograr el objetivo.

Los miles de hinchas que llegaron hasta Córdoba fueron testigos de un nuevo paso del equipo al partido más importante. Y dejaron el estadio ilusión, esperanzados con que la cuarta será la vencida.

Claro que el triunfo de ayer también puede depositar a Central a la próxima edición de la Libertadores. Es que si River se consagra campeón de la actual edición del torneo continental, y luego logra el pase a la final de la Copa Argentina, el Canalla se habrá clasificado al certamen internacional. Pero claro está que si bien no es un premio menor, los simpatizantes auriazules quieren la consagración.

El partido fue de bajo nivel. Tal es así que la primera parte fue para el bostezo y solamente se notó la diferencia de categoría en la camiseta. El equipo de Bauza jugó mal, no es novedad. Si bien comenzó siendo protagonista, enseguida pasó a navegar en la deriva. Las dos chances más claras fueron de Temperley, pero Ledesma evitó la apertura del marcador con muy buenas respuestas.

¿Y el Canalla? Lo de siempre, llevó algo de peligro en los pies de Gil. Pero ninguno de los intentos de pelota detenida fue capitalizado por sus compañeros. Central no pateó ningún tiro al arco.

Pero las incapacidades del rival eran notorias. Y en el Kempes estaba en el aire la sensación de que con una jugada el equipo de Bauza podía poner las cosas a su favor. Becker justificó la apuesta de Bauza y fue partícipe necesario, al sacar un centro preciso a la cabeza de Zampedri. Y el Toro pasó a ser figura excluyente al mandar la pelota a la red.

Todo parecía resuelto. Central contaba la plata antes de recibir el cheque. Y Temperley era pura voluntad y poca claridad. Pero de un pelotazo logró la igualdad, falló Ortiz y Mazur mandó la definición a los penales. Y allí apareció otra vez la figura de un Jeremías Ledesma, que se agranda en esta clase de definiciones.

Ahora el equipo de Edgardo Bauza aguarda rival y va en busca de cortar la sequía. Con la victoria en el Kempes, el Clásico ganado en Sarandí se cotizó aún más y el sueño de la consagración se reforzó. Porque en la Copa Argentina Central siempre responde.

Ledesma, una vez más fue clave en la definición por penales

Central está una vez más en una final de Copa Argentina. El Canalla venció por penales a Temperley en el Mario Alberto Kempes. Jeremías Ledesma fue fundamental en la definición por penales

Fotos Juan José García

Central está una vez más en una final de Copa Argentina. El Canalla venció por penales a Temperley en el Mario Alberto Kempes. Jeremías Ledesma fue fundamental en la definición por penales.

Ledesma (7): Muy buena respuesta en dos tiros libre en el primer tiempo. Responsable de que la primera parte haya terminado en cero. Nada que hacer en el gol del empate. Otra vez fue clave en la definición por penales. La figura.

Bettini (4): Mal primer tiempo. Cada vez que lo encararon quedó pagando. Tuvo acciones en ofensiva pero las terminó mal.

Caruzzo (4): Por su problema muscular estuvo más quieto que otras veces. Ordenó a sus compañeros y habló con el árbitro. Pateó pésimo su penal.

Ortiz (3): Cada vez que salió lejos le costó. Jugando en la cueva no tuvo inconvenientes. Involucrado en la jugada del empate. Le falta jerarquía.

Parot (4): No tuvo mayores problemas en la marca. Mucho desgaste como en todos los partidos. Se lesionó en el final.

Camacho (4): Ejecutó el primer tiro franco al arco de Central, al minuto del complemento. Pero estuvo apagado en casi todo el partido.

Ortigoza (5): Otra vez tuvo un juego lento. Lo único para destacar es que siempre pidió la pelota y trató de distribuir con criterio. No falló en lo suyo, los penales.

Gil (5): El Patoruzú del equipo. Otra vez tuvo que hacer todo: marcar, tratar de crear juego y enviar cada pelota detenida. Pero no jugó en el nivel que venía. Hizo el penal de la definición.

Becker (6): Casi no participó. No se la dieron, tampoco la pidió. Sin embargo envió el centro perfecto para el gol de Zampedri.

Lovera (4): Flojo. El formoseño no generó peligro nunca. Otra chance desperdiciada de cara a su futuro. Salió lesionado.

Zampedri (7): Tuvo un olvidable primer tiempo. Pero en la primera ocasión neta de cara al arco convirtió de cabeza. Luego se perdió el segundo de manera increíble.

Pereyra (-): ingresó por el lesionado Lovera, no pesó.

Lioi (-): entró bien por el sector derecho. Exigió al lateral rival en casi todo el tiempo que jugó.

Ruben (-): jugó muy pocos minutos. Pateó bien el segundo penal de la serie.
Fuente: El Ciudadano.